Recomendaciones literarias y otras retóricas.

jueves, 21 de enero de 2016

Confieso que he vivido



Título: Confieso que he vivido
Autor: Pablo Neruda
Editorial: Seix Barral
Páginas: 416
Valoración: Buena













Estas memorias o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos porque así precisamente es la vida. La intermitencia del sueño nos permite sostener los días de trabajo. Muchos de mis recuerdos se han desdibujado al evocarlos, han devenido en polvo como un cristal irremediablemente herido. Las memorias del memorialista no son las memorias del poeta. Aquél vivió tal vez menos, pero fotografió mucho más y nos recrea con la pulcritud de los detalles. Este nos entrega una galería de fantasmas sacudidos por el fuego y la sombra de su época. Tal vez no viví en mí mismo; tal vez viví la vida de los otros. De cuanto he dejado escrito en estas páginas se desprenderán siempre —como en las arboledas de otoño y como en el tiempo de las viñas—las hojas amarillas que van a morir y las uvas que revivirán en el vino sagrado. Mi vida es una vida hecha de todas las vidas: las vidas del poeta. 

 Con este pequeño prólogo introduce Pablo Neruda, un premio Nobel de la literatura y de mi corazón, su novela póstuma Confieso que he vivido. En ella recoge con mimo y una magnífica prosa las escenas más importantes de su vida, las circunstancias en las que nacieron sus poemas más famosos y las claves en su filosofía que le llevaron más tarde a hacer carrera política y por lo que fue perseguido en su propio país. Podríamos estar hablando de Metaliteratura, pero no como una doctrina teórica y densa digna de doctorado, sino incluida en la biografía de un hombre cuya vida está plagada de anécdotas, aventuras, momentos de tristeza y autenticidad, ante todo autenticidad. Para los que no conozcáis mucho a Pablo Neruda, debéis saber que en lo poético era un hombre esencialista, que aborrecía hasta el extremo las discusiones sobre lo estético, y se quedaba únicamente con la necesidad de expresar lo que sentía, agregando, como mucho, algo de ética con la finalidad de calar en la crítica social. Esta forma de ser tan suya, tan de hombre simple, ha dado como resultado una prosa también pura y simple, con un estilo deliciosamente contundente y directo. Algo nada rebuscado y fácil de leer, apto para los que no son estrictamente unos amantes de la poesía.

Personalmente, lo mejor que me ha dado esta novela es conocer de una manera tan distinta, tan personal, a Federico García Lorca (mi escritor español favorito), a través de una anécdota desternillante y arrebatadora. Menciones hay para todos los gustos y colores, al poeta le unían estrechos lazos con otros grandes autores de la literatura como Miguel Hernández, Alberti o Aragón. También hacen acto de presencia figuras reconocidas de la política que tuvieron gran repercusión en la vida del poeta. De hecho, éste cierra sus memorias con un homenaje su amigo Allende, trágicamente asesinado en un atentado. 
Lo peor... que lo escriba otro. Mi crítica es totalmente positiva, he disfrutado mucho con esta lectura y me quejaría, si acaso, de la poca coherencia y cohesión de la obra. Pero eso es algo de los que ya nos advierte el autor antes de empezar: Estas memorias o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos porque así precisamente es la vida. 


Que tengan una feliz lectura.


miércoles, 20 de junio de 2012

Las orquídeas rojas de Shanghai



Título: Las orquídeas rojas de Shanghai
Autor: Juliette Morillot
Editorial: Debolsillo
Páginas: 450 páginas
Precio: 8,95 
Valoración: Buena












Estrenamos biblioteca con una obra que me marcó de una forma especial... especialmente dolorosa, pues las últimas cien páginas las pasé en la playa, sin sombrilla, hasta bien entrado el mediodía., más absorta e idiota de lo normal. Tardé tiempo en recuperarme de las quemaduras físicas y emocionales que esta obra me dejó y que más tarde acabaría en uno de los puestos de honor de mi biblioteca. Este maravilloso libro no es otro que “Las orquídeas rojas de Shanghai” de Juliette Morillot.

En un principio no parece más que otra novela histórica del montón, donde la guerra es la principal protagonista y el lector puede regocijarse en uno de tantos episodios miserables de la historia de la humanidad, con el consecuente hartazón a llorar.
Pero luego sigues leyendo, y tras esos comienzos tan característicos de la novela histórica, te encuentras con la historia de Shangmi, una niña coreana de catorce años que es raptada por las tropas japonesas a la salida del colegio. La protagonista, junto con otras prisioneras de guerra, va a acompañar a estos soldados a lo largo de su conquista a través de Asia, forzada a satisfacer sus deseos sexuales y a sufrir en su propia piel la deshumanización de la guerra, la miseria y los catastrofismos, la violencia y la pasión a partes iguales. En su particular viaje por los burdeles, Shangmi adoptará una nueva actitud ante su destino, ascenderá por la escalinata del buen servicio y de la estima, ganándose a los mandatarios —cada cual más hipócrita y vil que el anterior— gracias a su fuerte carácter y a su temprana madurez; pero también aprenderá a amar.

Con una prosa que no tiene nada que envidiar a la japonesa, Juliette nos sumerge en una atmósfera sutil y desgarradora, con los perfumes y los colores propios de Oriente, en un viaje por Manchuria, Seúl, Shanghai, Hiroshima... que no nos puede dejar indiferentes. A diferencia de otras muchas novelas históricas, “Las orquídeas rojas de Shanghai” no peca de opulenta ni redundante, las partes históricas para nada eclipsan la verdadera historia de la protagonista. Se ciñe a los detalles con palabras suaves, dulces y concisas, sin regodearse en las nimiedades ni tener reparo alguno en representar fielmente las escenas más crudas, y creo que es lo que le hace capaz de absorber al lector desde la primera hasta la última página (de sol a sol en mi caso).

Lo más sorprendente de todo esto es su origen: esta pequeña odisea, este viaje de desesperada supervivencia y dolor está basada en una historia real. Las musas, en uno de esos días de café y palabras, quisieron que una anciana le contara la historia de su vida a la autora, y ésta no pudo hacer otra cosa más que plasmarla en una novela, que tanto por su desgarradora trama y por su magnánima prosa, no puedo dejar de recomendar.

¡Feliz lectura!

sábado, 3 de diciembre de 2011

¡Bienvenidos!



Damas y caballeros, me llena de orgullo y satisfacción presentarles mi segundo blog. Ante la imperiosa necesidad de compartir con el mundo (los cuatro gatos que seréis) mis gustos literarios y de otro derroteros, —según vaya descubriendo maravillas—, he creado este rincón alternativo, puesto que en Retórica Bohemia no hay cabida para más insignificancias.

No estoy aquí para hacer críticas rigurosas y despiadadas de cualquier obra; no soy detallista ni destructiva, aunque tampoco taciturna; y la objetividad se la dejaré a los profesionales, ya que que yo mostraré mi punto de vista y soy consciente de que mi criterio no será palabra de Dios. Me abstengo de best-sellers para adolescentes (os imagináis a qué me refiero), y de temas que se han desgastado tanto en todos los medios que ya producen jaqueca. No soy erudita, pero tampoco inculta, no peco de soberbia pero me considero capacitada para ayudar a contribuir humildemente en el placentero mundo de la lectura, cada vez más olvidado, subestimado, pobre…

Seáis o no seáis lectores consagrados, aquí encontraréis todo tipo de recomendaciones, catalogadas por géneros o geografía o época, ya lo decidiré; podéis también hacer sugerencias y recomendarme obras a mí para otras publicaciones. Espero que disfrutéis y no os olvidéis nunca de opinar y criticar. Cualquier palabra, vuestra, mía, suya, agradecida, venenosa, serán bien recibidas aquí, porque lo primero que me ha enseñado la literatura es que lo abarca todo.