Recomendaciones literarias y otras retóricas.

jueves, 21 de enero de 2016

Confieso que he vivido



Título: Confieso que he vivido
Autor: Pablo Neruda
Editorial: Seix Barral
Páginas: 416
Valoración: Buena













Estas memorias o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos porque así precisamente es la vida. La intermitencia del sueño nos permite sostener los días de trabajo. Muchos de mis recuerdos se han desdibujado al evocarlos, han devenido en polvo como un cristal irremediablemente herido. Las memorias del memorialista no son las memorias del poeta. Aquél vivió tal vez menos, pero fotografió mucho más y nos recrea con la pulcritud de los detalles. Este nos entrega una galería de fantasmas sacudidos por el fuego y la sombra de su época. Tal vez no viví en mí mismo; tal vez viví la vida de los otros. De cuanto he dejado escrito en estas páginas se desprenderán siempre —como en las arboledas de otoño y como en el tiempo de las viñas—las hojas amarillas que van a morir y las uvas que revivirán en el vino sagrado. Mi vida es una vida hecha de todas las vidas: las vidas del poeta. 

 Con este pequeño prólogo introduce Pablo Neruda, un premio Nobel de la literatura y de mi corazón, su novela póstuma Confieso que he vivido. En ella recoge con mimo y una magnífica prosa las escenas más importantes de su vida, las circunstancias en las que nacieron sus poemas más famosos y las claves en su filosofía que le llevaron más tarde a hacer carrera política y por lo que fue perseguido en su propio país. Podríamos estar hablando de Metaliteratura, pero no como una doctrina teórica y densa digna de doctorado, sino incluida en la biografía de un hombre cuya vida está plagada de anécdotas, aventuras, momentos de tristeza y autenticidad, ante todo autenticidad. Para los que no conozcáis mucho a Pablo Neruda, debéis saber que en lo poético era un hombre esencialista, que aborrecía hasta el extremo las discusiones sobre lo estético, y se quedaba únicamente con la necesidad de expresar lo que sentía, agregando, como mucho, algo de ética con la finalidad de calar en la crítica social. Esta forma de ser tan suya, tan de hombre simple, ha dado como resultado una prosa también pura y simple, con un estilo deliciosamente contundente y directo. Algo nada rebuscado y fácil de leer, apto para los que no son estrictamente unos amantes de la poesía.

Personalmente, lo mejor que me ha dado esta novela es conocer de una manera tan distinta, tan personal, a Federico García Lorca (mi escritor español favorito), a través de una anécdota desternillante y arrebatadora. Menciones hay para todos los gustos y colores, al poeta le unían estrechos lazos con otros grandes autores de la literatura como Miguel Hernández, Alberti o Aragón. También hacen acto de presencia figuras reconocidas de la política que tuvieron gran repercusión en la vida del poeta. De hecho, éste cierra sus memorias con un homenaje su amigo Allende, trágicamente asesinado en un atentado. 
Lo peor... que lo escriba otro. Mi crítica es totalmente positiva, he disfrutado mucho con esta lectura y me quejaría, si acaso, de la poca coherencia y cohesión de la obra. Pero eso es algo de los que ya nos advierte el autor antes de empezar: Estas memorias o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos porque así precisamente es la vida. 


Que tengan una feliz lectura.